Archivo del sitio

Los nuevos cargos responsables de las Tecnologías de la Información

De acuerdo al nivel de operaciones de la empresa, sus riesgos tecnológicos y su nivel de dependencia de la tecnología han surgido nuevas posiciones, para lograr segregación de funciones y una cobertura razonable de las responsabilidades de brindar beneficios al negocio y evitar riesgos por uso de las tecnologías. Hace muchos años el único cargo pensable era el Gerente de Sistemas o Informática. Impensable pensar en Gerente de Tecnologías de la Información, porque el uso de computadoras estaba supeditado a un centro de datos y las comunicaciones no eran tan importantes como hoy en día. En la medida que las Tecnologías de la Información crecieron para brindar más servicios al negocio, al grado de ser parte vital de la entrega de servicios o fabricación o venta del producto, el cargo de Gerente de Sistemas ascendió en el organigrama, trascendiendo del soporte, mayormente considerado parte del aparataje administrativo, hacia un elemento vital en el funcionamiento de la organización. Esto ha dado lugar a que en muchas empresas ya se utilicen cargos como Gerente de Tecnologías de la Información o Gerente de Tecnologías y Operaciones. Más aún, estos cargos, en las empresas que han iniciado emprendimientos de Gobierno Empresarial, están ubicados también a nivel de Vice-presidencia y tienen un lugar en juntas directivas. Me recuerdo que en Japón, hace dos años, ya se discutía si se seguirían nombrando CEOs, Chief Executive Officer, dado que sus contrapartes, los CIO, Chief Information Officer, estaban tomando control sobre las operaciones de los negocios en la medida de que las Tecnologías de la Información pasaron a ser la principal materia prima para entregar servicios y crear productos. Pero esto sólo nos indica que el nivel de envolvimiento del responsable de Tecnologías de la Información, por lo general subió de nivel en la jerarquía de los organigramas. Otros desarrollos se han generado a partir de la dependencia que las organizaciones tienen de las TI. La más notable es la que se refiere a seguridad. En organizaciones en las que la seguridad se considera un factor importante a cuidar para no perder o disminuir el ingreso, se han nombrado Oficiales de Seguridad (CISO – Chief Information Security Officer). Estos cargos no dependen de TI, si no más bien reportan a Junta Directiva o el CEO o Gerente General, con el objetivo de tener una función independiente, asesora y de supervisión sobre la creación de medidas de seguridad, así como la verificación de su cumplimiento y evaluación constante de los resultados.  En general, es conveniente que las funciones de seguridad de la información no sean asumidas por el mismo personal de TI. De esta manera, se logra aseguramiento de  una sana segregación de funciones respecto a la Seguridad de la Información.

Una tercer función, más sutil y refinada, es la del Oficial de Riesgos Tecnológicos. Esta función va más allá de los elementos de seguridad y evalúa factores que puedan llevar a cese de operaciones por causas atribuibles a las TI, creando un sistema de monitoreo que permita detectar, prevenir y administrar los riesgos tecnológicos a los que una empresa esta expuesta. Por supuesto, la creación de estos cargos dependerá de la decisión que tengan las máximas autoridades sobre el uso de las Tecnologías de la Información. En algunos países la decisión ha sido apoyada por regulaciones, pero mientras estas no existan, la decisión seguirá siendo de la Alta Dirección. Es recomendable ser visionario en este tipo de decisión, para no tomar decisiones en base a experiencias negativas pasadas, sino de una manera proactiva. Como el costo de crear un cargo adicional es a veces la principal determinante para no tomar la decisión, hay que recordar que estas funciones se pueden realizar también por servicios de outsourcing, lo que les permitirá realizar una inversión adecuada para iniciar funciones de seguridad y riesgo tecnológico sin perder la rentabilidad de las operaciones. Probablemente, al empezar a recibir datos de un consultor dedicado a evaluar, recomendar y proveer monitoreo periódico de las operaciones, la Alta Dirección llegará a tener la información suficiente para optar por un nombramiento de los cargos de manera permanente en la organización. Lo importante es empezar a hacer algo.

A %d blogueros les gusta esto: