Archivo del sitio

El Control Interno de TI

BLOG_20121210Desde mi propia experiencia, aprender sobre el control interno no es fácil. Aunque la palabra control aparece en todos los libros de Gestión de Empresas y Producción de Bienes y Servicios, parece que a la mayoría de los profesionales nos entusiasma más el hacer cosas que el controlarlas sistemáticamente. Así, vemos industrias que se desarrollan haciendo cosas, con controles precarios o sin control y son exitosas. Estas experiencias exitosas en las que la falta de control no fue obstáculo para lograr objetivos, llevan a muchos profesionales de la Gestión a pensar que el control no es necesario. Tal vez sólo cuando se administra dinero, como pasa en las organizaciones financieras y entidades comerciales que manejan mucho dinero en efectivo, como los supermercados y almacenes, es que las actividades de control parecen naturales. Es decir, como se puede pensar en darle efectivo a una persona, permitirle que reciba ingresos de efectivo de los clientes y al final del día dejar que se vaya a su casa sin rendir cuentas minuciosamente de todas las transacciones realizadas durante el día. En este caso, incluso se ven controles adicionales, como el de la seguridad del lugar de trabajo, la ejecución de cortes de caja frecuentes para reducir riesgos de robo o pérdida y otros más.  Esto implica que cuando se trata de ingresos, se entiende la necesidad de control. ¿Por qué no se entiende de la misma forma la protección de activos informáticos? A pesar de que han existido casos de fraude en lo que se no se roba dinero en efectivo, sino que se aplican transacciones ficticias, como pagos a créditos o descuentos no autorizados a ciertos clientes. Incluso, cosas más allá del ambiente interno, como el que se roben la información de tarjetas de crédito de los clientes de un almacén, perdiendo la confidencialidad de las operaciones. O que tal de los casos en los que se han tomado el sitio Web de una organización, perdiendo reputación. Y existen muchos casos más, pero todos estos casos, parecen no tener efecto en el entendimiento de que se necesita crear un ambiente de control interno en las operaciones de TI.

El Control Interno, es definido en COBIT 4.1. como “las políticas, procedimientos, prácticas y estructuras organizacionales diseñadas para brindar una garantía razonable de que los objetivos del negocio se alcanzarán y de que los eventos indeseables serán prevenidos o detectados y corregidos”. Esta es una definición simple, fácil de seguir, que nos enseña que el control interno se trata de simples reglas a seguir, para documentar la forma en la que se realizan las actividades, como se realizan, como se supervisan, como se organización la empresa para asignar responsabilidades de supervisión y control. Esto permite evitar desviaciones que nos alejen de los objetivos institucionales, agregando valor y eliminando riesgos. Es cierto que en el caso de las Tecnologías de la Información las complejidades técnicas pueden llevarnos a tener dificultades para comunicar los mecanismos de control, pero por ejemplo, el especificar una política de seguridad de la información, acompañado de un plan documentado de seguridad y un manual de procedimientos de seguridad, proporcionan una mayor garantía a la Alta Dirección, de que la Gestión de TI esta efectivamente manteniendo un ambiente de control interno sano, que ha identificado los controles necesarios y los está ejecutando. Después de todo, le toca a la Auditoría Interna el verificar el diseño y efectividad de los controles, por lo que la Alta Dirección tiene así un balance de funciones para quienes le soportan todas sus operaciones y por lo tanto, no necesita conocer el detalle técnico de cada cosa. Los Auditores si necesitan saber detalles técnicos y por eso existen los Auditores de Sistemas, que normalmente son profesionales en las Tecnologías de la Información, con experiencia y certificaciones que garantizan a las organizaciones que las auditorías realizadas tendrán la calidad requerida y aportarán valor a la organización, a través del fortalecimiento del control interno.

El Oficial de Seguridad de la Información.

De la misma manera en las empresas en El Salvador lograron entender la necesidad de un Administrador de Bases de Datos tendrán que entender la necesidad de un Oficial de Seguridad de la Información. Este término, denominado en Inglés CISO – Chief Information Security Officer, ha tomado relevancia, debido principalmente a la necesidad de que la información de la organización se mantenga segura y cumpla con sus objetivos de negocio. El primer paso es entender que en materia de seguridad de la información, no se puede ser juez y parte, por lo que no es saludable pensar que la Gestión de TI podrá realizar la tarea de planificar las operaciones de TI, organizarlas, ejecutarlas, monitorearlas y a la vez proporcionar seguridad a la información de manera integral. Entendamos bien esto. Todos los componentes de TI tienen algún nivel de seguridad de manera inherente. El tema de seguridad no puede ser extraído de la configuración de equipos y aplicaciones, por lo tanto, los responsables de TI deben de incluir las configuraciones de seguridad que sean necesarias de acuerdo con su criterio profesional y las necesidades de la organización. El rol del Oficial de Seguridad viene a garantizar de que la seguridad de la Información se esta abordando de una manera integral, acorde con el nivel de riesgo de la organización y siguiendo una arquitectura de aplicaciones e infraestructura robusta que es mantenible y actualizable de acuerdo a necesidades futuras. Asegura además que se han diseñado las políticas y procedimientos relacionados con la seguridad de la información además de verificar que los no relacionados no interfieren con los objetivos de seguridad de la información. Asegura además que se están implementando los proyectos correctos para eliminar vulnerabilidades en la infraestructura y aplicaciones. El Oficial de Seguridad incluso puede intervenir como  visor independiente en los procesos de Gestión de TI, para ayudar a garantizar que elementos críticos de la Seguridad de la Información no serán comprometidos por causa de las operaciones normales de TI. Es decir, mientras el departamento de TI realiza su función de soportar el negocio a través de las Tecnologías de la Información, el Oficial de Seguridad mantiene el enfoque en la Seguridad de la Información. Incluso, en organizaciones grandes, tareas como la asignación de permisos y privilegios ha sido delegado al Oficial de Seguridad. Por supuesto, en estos casos estamos hablando de que el Oficial de Seguridad cuenta con personal bajo su cargo para poder realizar estas tareas cumpliendo con los Niveles de Servicio pactados con el negocio.

Es innegable que a todas las organizaciones les interesa la función de Seguridad de la Información. Lo discutible es ¿A qué nivel debe de cumplirse con esta función? Se necesita solo una persona a tiempo completo o un equipo de 5 o 10 personas. Incluso, puede pensarse en utilizar outsourcing para realizar la evaluación, diagnóstico, organización y monitoreo de la función de seguridad. Esta última modalidad ayuda a una organización a recolectar datos para evaluar más objetivamente la necesidad de formalizar una plaza o un departamento de seguridad de la información dentro de la organización.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: