Archivo del sitio

La importancia del Plan de Contingencia de TI

El objetivo de este blog es establecer que es un Plan de Contingencia de TI y su importancia en las organizaciones.

El Plan de Contingencia de TI es una herramienta que mitiga el riesgo de no poder continuar con las operaciones por períodos que se prolongan más allá de lo soportado por los procesos de negocio. Es decir, no estamos hablando de interrupciones debidas a un corte de energía eléctrica. Un corte de energía eléctrica en los países centroamericanos es tan frecuente, que para poder operar, los centros de datos y lugares críticos de procesamiento de datos, deben de tener implementados sistemas de redundancia eléctrica, protección ante los cambios de voltaje y la generación de energía alterna a la fuente primaria. Por supuesto, la inversión a realizar en la protección eléctrica debe ser en proporción a la importancia que tiene el proteger los activos y mantener las operaciones funcionando. Si ponemos de ejemplo un Banco, seguramente para no interrumpir el flujo de atención a clientes, la protección eléctrica incluirá hasta plantas de generación eléctrica con capacidad para mantener operando todas las oficinas de manera continua. No hacer esto, implicaría además de un impacto financiero, al retrasar la percepción de ingresos, un daño a la imagen del Banco, que tendría a los clientes esperando a que se reanuden los servicios.

El Plan de Contingencia de TI va más allá. Cuando el centro de datos falla, junto con todos sus mecanismos de protección primaria, cuando se pone en riesgo no sólo las operaciones, sino la integridad física de las personas, el Plan de Contingencia debe de ser la guía que indica qué hacer. Responde a preguntas como: ¿Qué pasa si se inunda mi área de operaciones? ¿Qué pasa si se incendia el edificio? ¿Qué pasa si un terremoto destruye el edificio? ¿Qué pasa si un volcán hace erupción y me obliga a parar operaciones? En todos estos casos, la ejecución de negocios de manera normal no es posible, por lo que el Plan de Contingencia de TI debe prever como se trasladarán las operaciones, las tareas que hay realizar, quién será el responsable de realizarlas, como se comunicarán los equipos y la ejecución de procedimientos de contingencia para que se reconecten los vínculos con clientes, proveedores y empleados. Definitivamente, un Plan de Contingencia de TI es uno de esos planes que uno quisiese no tener nunca que ejecutar, pero llegado el momento de un desastre, es considerado un activo valioso de la empresa, preparada para afrontar problemas y seguir adelante con la ejecución de planes.

La creación de un Plan de Contingencia de TI inicia con las priorización de todos los activos de información, entendiendo en cada caso el nivel de criticidad para los objetivos de la empresa. Posiblemente, en una organización grande existan servicios que facilitan labores secundarias que no son precisamente en las que hay que enfocarse. Esta categorización debe ser realizada con la participación con los dueños de la información, comenzando con la alta dirección. Como resultado de este análisis, quién realiza el Plan de Contingencia de TI conocerá exactamente el orden en el que deben de afrontarse las contingencias, los servicios que deben iniciarse primero y todos los recursos involucrados. Esta priorización debe ser realizada tanto a nivel cualitativo como a nivel cuantitativo. Debe establecerse claramente el monto de pérdida por el cese de operaciones para poder establecer un plan de contingencia que con una inversión razonable minimice la pérdida. Esto es, el Plan de Contingencia no debe de ser más costoso que la pérdida, porque si ese fuera el caso, no tendría viabilidad financiera. Esto permite concluir que el Plan de Contingencia de TI es importante desde el punto de vista financiero para una organización, reduciendo la pérdida y el impacto en el negocio en caso de un desastre.

¡Terremoto en Costa Rica! Ayer se probaron los Planes de Contingencia Tecnológica.

No cabe duda que los fenómenos naturales que causan desastres suceden tarde o temprano. Me parece que esa parte de la realidad es conocida y en las organizaciones se espera que suceda lo más tarde posible, lo suficiente como para estar preparados para afrontar la contingencia. Por supuesto, ante un desastre natural del tipo que aconteció ayer en Costa Rica, lo primero es salvaguardar las vidas humanas, la seguridad de la integridad física de las personas. Pero posteriormente al evento, en momentos en los que aún se está sufriendo la experiencia de pasar por el evento, hay que asegurar que los activos de la organización serán protegidos. Leía la noticia sobre como algunas agencias bancarias cerraban “por precaución” y me preguntaba si esa era una medida ya calculada, “paso uno del plan de contingencia tecnológica en caso de terremoto”. Otras noticias decían que las comunicaciones habían tenido problemas en la primera hora posterior al evento. Esto es un impacto en las comunicaciones, que bien podría haber dejado partes de la red de datos de una organización sin acceso. “Paso número 2”, definir el estado de funcionalidad después del evento catastrófico. La verdad es que en esos momentos las decisiones tienen que ser bien medidas. El Gerente del Proceso de Contingencia o el Líder de Contingencia tiene primero que buscar la información y si la obtiene, tomar la mejor decisión a partir de lo que sabe. Si no la obtiene, aún tendrá que tomar la decisión de qué hacer, pero con un margen de error más grande.

Cuando se diseñan los Planes de Contingencia, siempre es bien difícil hacer entender al personal de una organización que hay que pensar en los escenarios de un evento que obligue a la activación del Plan de Contingencia. Por ejemplo, después de un terremoto, podría ser que se cuenten con los empleados claves. En ese escenario, ellos realizarán las actividades claves de recuperación ejecutando los roles que normalmente desempeñan. Escenario 2, no está disponible un empleado clave por las mismas causas del evento. Este escenario obliga a pensar de antemano en la persona, o personas en una cadena de sucesión, que retomarían sus funciones. Este escenario obliga a crear también relaciones de comunicación entre los funcionarios claves y sus sucesores en caso de contingencia. Obliga a establecer capacitaciones para los sucesores. Obliga a revisar que la documentación de los procesos este clara y actualizada, así como obliga a la lectura por parte de los sucesores, quienes podrían incluso hacer observaciones que mejoren la documentación existente. Esos escenarios y muchos más, son los que se tiene que pensar de antemano cuando se está creando un Plan de Contingencia Tecnológica. Escenarios con sus consecuencias en términos de personas involucradas, conocimiento identificado como crítico, capacitaciones y mejor documentación.

Quizá el principal problema del personal en las organizaciones es la falta de imaginación. Siempre la usamos para imaginar lo mejor, por lo que imaginar que sucede algo malo, de carácter catastrófico, nos hace dudar de cuales serían los escenarios de un evento catastrófico. La recomendación es: ¿Tiene su organización un Plan de Contingencia para afrontar estos escenarios? Si la respuesta es no, tienen trabajo y ojalá el tiempo para hacerlo sea menor que lo que falta para el siguiente evento catastrófico.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: