Archivos Mensuales: abril 2013

Organizando las funciones de TI siguiendo estándares

Los Gerentes de TI deben de apoyar sus decisiones en los estándares ampliamente consensados en la industria. Normas de seguridad, marcos de referencia de control y mejores prácticas para proporcionar servicios de TI son las áreas básicas que deben de ayudar a definir las políticas, funciones, procedimientos operativos y prácticas de gestión de TI.  En un país como El Salvador, que tiene que aprovechar todas las ventajas ya generadas por los estándares creados para cada situación, los Gerentes de TI deben de considerar la gama de estándares y revisar su propia realidad para identificar oportunidades de mejora.

El ejercicio es básico. En primer lugar, hay que identificar en base a los requerimientos del negocio, en qué áreas la función de TI debe de apoyar significativamente la creación de valor. Muchos estándares, como los de Continuidad de Negocios, no deben pensarse exclusivamente desde el punto de vista de TI, debido a que los procesos de negocios se logran a  través de una combinación de tecnología, proporcionada por el departamento de TI, y recursos humanos, totalmente independientes de TI. Igual podría pasar con los estándares de seguridad. Existen lineamientos generales por industria o requerimientos basados en la imagen y reputación de la organización que deben de considerarse para establecer que tan lejos se debe de llegar en la implementación de un Plan de Seguridad de la Información. Es importante priorizar los requerimientos para tener un criterio de decisión al momento de planificar los proyectos de implementación de estándares.

Posterior a la clarificación de requerimientos del negocio, se debe de realizar un proceso de selección de los estándares que se adoptarán. El resultado de esta selección debe de indicar un camino a seguir, los criterios a utilizar para definir qué procesos se implementarán, como se realizarán, como será medido el éxito en la ejecución de los servicios de TI, no necesariamente una sucesión de proyectos para implementar estándares. Es importante no considerar los estándares como el fin último. No se trata de llegar a decir: “hemos implementado un número determinado de estándares”. Se trata de ser efectivos y eficientes en el soporte a los proceso de negocio, eliminando riesgos y aportando valor a la organización. Estos elementos, la organización no los mide por el número de estándar implementados, sino por tiempos de respuesta cortos, sistemas de información robustos, resolución de problemas eficiente, que son cosas que permiten realizar negocios sin interrupciones, soportando el logro de los objetivos organizacionales.

Finalmente, la implementación de estándares tiene que materializarse incluyendo sus recomendaciones y prácticas en las políticas, procedimientos y controles necesarios en los procesos de gestión de TI que permitan garantizar un buen uso de los recursos de tecnología de la información de la organización. Esta parte es la que cuesta más a los Gerentes de TI. Ocurre muchas veces que se reciben capacitación sobre los estándares, pero no se establecen medidas que implementen estos estándares en las operaciones de TI. En la mayoría de los casos, se debe a una deficiencia general en el proceso de adopción de estándares, en la que se pretende crear proyectos de implementación “por estándar”, creando conflicto con las prácticas existentes o con la implementación de otros estándares. Es importante en este paso, crear el propio marco de organización de la organización, basado en varios estándares, pero respondiendo a los requerimientos de negocios planteados desde un inicio. De esta forma la gestión de TI sacará provecho de los estándares, logrando un verdadero impacto en la forma en la que la organización percibe el apoyo de TI.

A %d blogueros les gusta esto: